Notas de prensa

Desciende casi a la mitad la ratio de demandante de empleo por trabajador de las Oficinas de Empleo de la provincia de Toledo

Toledo, 8 de noviembre de 2017.- El director provincial de Economía, Empresas y Empleo, Julián Martín Alcántara, ha asegurado hoy que “en lo que llevamos de legislatura la ratio de demandante de empleo por trabajador de las oficinas de empleo de la provincia de Toledo ha descendido casi a la mitad, desde octubre de 2015 a este mismo mes de 2017, y ha pasado de 1.487 a 763 parados por empleado de estas oficinas”.
 
Martín Alcántara, que ha hecho esta afirmación durante la visita que ha realizado a dos oficinas de empleo de la provincia, concretamente las ubicadas en Mora y en Villacañas, ha indicado que el descenso de esta ratio de parado por empleado público de la oficina ha sido del 48,57 por ciento y ha agregado que “mientras en 2015, eran 64 los empleados que atendían a 95.193 demandantes de empleo, ahora son 102 trabajadores públicos los que se encargan de 77.869 desempleados”.
 
Según ha explicado el director provincial de Economía, Empresas y Empleo, “el Gobierno de Emiliano García-Page ha hecho una apuesta clara para que Castilla-La Mancha cuente con unos servicios públicos de empleo modernos y bien dotados de personal, ya que la voluntad del Ejecutivo regional es prestar un servicio que incluya tanto la orientación, como la formación y el empleo, de modo que sea de utilidad para que las personas desempleadas puedan mejorar su empleabilidad y encontrar un trabajo”.
 
Así, Martín Alcántara ha indicado que desde que se inició la legislatura se han reforzado las diez oficinas de empleo con que cuenta nuestra provincia con un total de 38 nuevos empleados, de los que 29 son técnicos de gestión de empleo y los otros nueve son orientadores, lo que supone un incremento de los efectivos del 59%. En la actualidad, hay un total de 102 empleados públicos distribuidos en las diez oficinas de empleo.
 
En este sentido, el director provincial ha recordado que en toda la región se han incorporado 122 nuevos profesionales a las oficinas -80 técnicos de gestión y 42 orientadores- que “han venido a paliar, en parte, el recorte de personal que se llevó a cabo con el anterior Gobierno, que despidió en la región a 180 orientadores y desmanteló el servicio público de empleo precisamente en el momento que más parados había en Castilla-La Mancha”.
 
Martín Alcántara se ha referido también a la situación concreta de las dos oficinas que visitaba. Así, la oficina de empleo de Villacañas se ha reforzado en un 75 por ciento, con dos nuevos técnicos de gestión de empleo y un orientador, cayendo la ratio demandante-empleado público en un 55,30 por ciento. Por su parte, la oficina de Mora se ha visto reforzada en un 50 por ciento, con dos nuevos empleados, un técnico de gestión y un orientador y la ratio demandante-empleado público ha descendido en un 48,02 por ciento.
 
Asimismo, el director provincial ha recordado que en estos más de dos años, el Gobierno regional ha invertido unos 120.000 euros para arreglos, mejoras y equipamientos en la red de oficinas de la provincia, “sin contar las inversiones que suponen las obras ampliación de los espacios e instalaciones de la oficina de empleo de Illescas, así como las nuevas oficinas previstas en Toledo y Talavera de la Reina, cuyo presupuesto de inversión estimado ronda los 2,5 millones de euros”.
 
El responsable de Economía, Empresas y Empleo en la provincia de Toledo ha recordado también que desde este verano el Gobierno de Castilla-La Mancha ofrece una nueva imagen de las oficinas de empleo, bajo la marca ‘Emplea: orientación, formación y empleo’, acorde con la  renovación y modernización que se viene haciendo en las oficinas.
 
“Estamos trabajando en la reconstrucción de nuestro Servicio Público de Empleo y queremos una red de oficinas que cuente con los mejores medios materiales y humanos para prestar el mejor servicio”, concluía Martín Alcántara, que ha aprovechado la visita a las oficinas de empleo de Mora y Villacañas para agradecer personalmente la labor de los trabajadores de las oficinas de empleo durante estos dos años, ya que sin su profesionalidad habría sido imposible atender directamente a las personas que peor lo estaban pasando, “algo que para este Gobierno regional es prioritario”.