Notas de prensa

El Archivo Histórico de Guadalajara custodiará y conservará el valioso legado documental de la Cofradía de La Caballada de Atienza

Guadalajara, 24 de mayo de 2017.- El delegado de la Junta en Guadalajara, Alberto Rojo, y el director del Archivo Histórico provincial de Guadalajara, Rafael de Lucas, han recibido de manos del prioste de la Cofradía de la Santísima Trinidad de Atienza, Álvaro Arias, los 19 pergaminos y las Ordenanzas de Arrieros que forman parte de la colección diplomática de esta Cofradía, popularmente conocida como La Caballada.
 
Esta entrega se produce a raíz de la firma de un convenio entre el Gobierno de Castilla-La Mancha y la Cofradía de la Santísima Trinidad de Atienza para la entrega en depósito de esta colección diplomática que, a partir de hoy, será conservada en el Archivo Histórico Provincial y que constituye el conjunto documental más antiguo del que actualmente existe en el Archivo de Guadalajara.
 
En un acto en el que también han participado el presidente de la Asociación de Amigos del Archivo, Manuel Martín Galán secretario y el secretario de la Cofradía, Jesús de la Vega, el delegado de la Junta ha agradecido a los miembros de La Caballada “haber mirado al Archivo provincial como lugar para la conservación de este magnífico legado documental”. En este sentido, Alberto Rojo ha señalado que el Archivo de Guadalajara es a día de hoy “el mejor lugar para la óptima conservación” de los documentos entregados, algo que permitirá “estudiarlos, preservarlos y legarlos a las generaciones futuras”.
 
Alberto Rojo ha destacado la importancia de estos archivos documentales, “que forman parte de la historia de una de las cofradías más antiguas, que preserva una tradición ancestral, como es La Caballada, de la que disfrutamos en la provincia todos los domingos de Pentecostés y que goza de la merecida distinción de Fiesta de Interés Turístico Nacional”.
 
Alberto Rojo ha puesto de manifiesto el compromiso del Gobierno de Castilla-La Mancha con “la conservación del patrimonio histórico, artístico, documental y cultural” de la provincia y de la región. Además, ha agradecido al director del Archivo Histórico Provincial y el resto de trabajadores de la casa, así como a su Asociación de Amigos “su trabajo silencioso, discreto e incansable, que sirve para aumentar cada día el prestigio y reconocimiento social de este archivo”.
 
Parte de los documentos entregados serán expuestos en el archivo entre el 24 de mayo y el 2 de junio, ya que las especiales necesidades de conservación de este material impiden mostrarlo durante más tiempo. El horario para visitar esta exposición es el habitual del archivo: de lunes a viernes entre las 9 y las 14 horas y los martes y jueves también de 16:30 a 19:30. Además, la Cofradía de la Santísima Trinidad recibirá un facsímil de los documentos entregados para que pueda permanecer en la localidad de Atienza.
 
La Cofradía de la Santísima Trinidad-La Caballada de Atienza está considerada como una de las agrupaciones castellanas documentadas de mayor antigüedad. Esta Cofradía es heredera de la antigua cofradía de arrieros, popularmente conocida como “de la Caballada”, y recuerda todos los domingos de Pentecostés desde el año 1162 el rescate y huida hacia Segovia y Ávila del rey niño Alfonso VIII tras su reclusión en la villa fortificada de Atienza por los arrieros de dicha villa. Los hermanos cofrades cumplen con la tradición anualmente siguiendo fielmente con unas ordenanzas que cuentan con siglos de antigüedad.
 
Como consecuencia de esta tradición mantenida a lo largo de los siglos, la Cofradía custodia un archivo documental de incalculable valor, integrada por las ordenanzas de dicha Cofradía, datadas en el siglo XIII, y 19 pergaminos datos entre los años 1255 y 1398. Toda esta colección diplomática ha permanecido hasta la actualidad custodiada por los sucesivos priostes de la Cofradía. A partir de ahora, y mediante un contrato con una vigencia de 25 años prorrogables si ambas partes así lo acuerda, este legado documental será custodiado por el Archivo Provincial, en condiciones óptimas de conservación.