Notas de prensa

El Gobierno de Castilla-La Mancha inicia la gestión de las ayudas estatales a pymes y autónomos habilitando un crédito de cerca de 270 millones de euros

Toledo, 16 de marzo de 2021.- El Gobierno de Castilla-La Mancha ha ampliado en cerca de 270 millones de euros el crédito presupuestario disponible en la Consejería de Economía, Empresas y Empleo para iniciar así la gestión de las ayudas directas a pymes y autónomos de los sectores más afectados por la crisis sanitaria que emanan del fondo estatal aprobado la pasada semana en Consejo de Ministros.
 
Esta ampliación del crédito por parte de la Consejería de Hacienda, que ha recibido hoy el visto bueno del Consejo de Gobierno, permite al Ejecutivo trabajar ya con un primer borrador para la gestión de estas ayudas, que también se ha puesto hoy sobre la mesa del Consejo, para agilizar al máximo su convocatoria y su posterior ejecución.  
 
La consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, ha dado cuenta en rueda de prensa de la ampliación de este crédito en el presupuesto de su Consejería. En concreto, la ampliación recoge un crédito de 267,89 millones de euros, que se habilitarán en ayudas directas al tejido empresarial de la región en el marco del fondo de ayudas puesto en marcha por el Gobierno central, que dispondrá de 7.000 millones de euros para su gestión por parte de las comunidades autónomas, cuyo reparto se establecerá en base a los criterios de la llegada de los fondos REACT.
 
“Hay 2.000 millones de euros destinados a las comunidades insulares, por lo que la estimación que hemos realizado es que, en los 5.000 millones de euros restantes, un 5,4 por ciento llegarán a la región, y hemos anticipado esa llegada con una ampliación de crédito que nos permite iniciar la gestión de esas ayudas”, ha explicado la consejera, que ha asegurado que las comunidades autónomas “y muy especialmente Castilla-La Mancha, hemos demostrado que tenemos capacidad en la gestión de estos fondos”.
 
De hecho, Patricia Franco ha avanzado que sobre la mesa del Consejo de Gobierno de hoy ha estado ya el primer borrador para la tramitación de estas ayudas, con el objetivo de tener el texto terminado para acortar los plazos para su puesta en marcha tras la firma de los convenios con la Administración General del Estado y con la Agencia Tributaria, “acortando al máximo el tiempo entre la firma de estos convenios y la aprobación del decreto para la concesión de las ayudas”.
 
En este sentido, ha exhibido como aval la gestión de los dos programas de ayudas a pymes y autónomos puestos en marcha por la región. El primero, dotado con 80 millones de euros, se aprobó, tramitó y pagó en poco más de dos meses; y el segundo, que cerró el plazo de presentación de solicitudes el pasado 1 de marzo, va a cumplir tres semanas con la mitad de los expedientes abonados.
 
“Hemos abonado ya 2.023 ayudas por un valor de 8,57 millones de euros, y contamos en Tesorería con 1.452 expedientes dispuestos para el pago en los próximos días, por un valor de 6,33 millones de euros”, ha explicado Patricia Franco.
 
La hoja de ruta regional no se detiene: un millón de euros al estímulo del turismo rural
 
La consejera de Economía, Empresas y Empleo ha señalado que, pese a la llegada de estas ayudas, “que habíamos solicitado también desde las autonomías, nuestra hoja de ruta no se detiene”, y ha confirmado la aprobación por parte del Consejo de Gobierno del nuevo decreto de ayudas para el estímulo del consumo de los servicios turísticos del conjunto del turismo rural en la región, dotado con un millón de euros y que establece ayudas de entre 4.000 y 6.000 euros para alojamientos rurales, de alquiler compartido, agencias de viaje y campings; y de 1.500 euros para informadores y guías turísticos y para empresas de turismo activo y ecoturismo.
 
Este decreto mantiene la estructura del Bono Turístico puesto en marcha a finales del año pasado y destinado a hostales, hoteles y agencias de viaje.
 
De esta forma, al igual que sucedió con aquel, “recoge el pago anticipado del 100 por cien de la ayuda, para que los beneficiarios puedan repercutirla en descuentos para sus clientes finales”, ha señalado la consejera, que ha asegurado que la medida “estimulará el consumo, y queremos que sea desde la máxima responsabilidad”.
 
Los descuentos irán desde los 12 euros por noche en los alojamientos rurales de alquiler compartido de una espiga, hasta los 30 euros en aquellos de tres espigas y de cuatro y cinco estrellas verdes; además de impulsar descuentos de 30 euros para grupos de cinco personas en el caso de guías turísticos, informadores turísticos y empresas de ecoturismo y turismo activo.
 
Además de la puesta en marcha de las nuevas ayudas, Patricia Franco ha anunciado la ampliación de la vigencia del Bono Turístico durante tres meses más, de tal forma que los hoteles, hostales y agencias de viaje beneficiarios de este bono, alrededor de 180, contarán con nueve meses de plazo para ejecutar los descuentos ligados a las ayudas, lo que supondrá ampliar el impacto más allá de la campaña estival. “Esta ampliación y la puesta en marcha de las nuevas ayudas no sólo van a beneficiar a las empresas y entidades beneficiarias, sino que va a revertir en los ciudadanos y ciudadanas de Castilla-La Mancha, que podrán acceder a estos bonos de descuento para viajar y conocer nuestra región”, ha finalizado la consejera.