Notas de prensa

El Gobierno de Castilla-La Mancha publicará el Plan de Recuperación del Lince antes del verano con el objetivo de fomentar la especie y establecer nuevos núcleos de presencia estable y reproductora

Polán (Toledo), 2 de marzo de 2021.- El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, junto al secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán; el consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero; y el presidente de la Diputación de Toledo, Álvaro Gutiérrez, han procedido este martes a la liberación al medio natural de dos ejemplares de lince ibérico de esta temporada en el área de reintroducción de los Montes de Toledo, procedentes del Centro de Cría La Olivilla en Santa Elena (Jaén).
 
Se trata de una hembra, de nombre Rwanda, y un macho, Rubens, procedentes del Centro de Cría La Olivilla en Santa Elena (Jaén) nacidos en 2020, que cuentan, aproximadamente, con un año de edad.
 
Estos dos linces se suman a los ya liberados en estas semanas previas de 2021, dentro del nuevo proyecto europeo ‘Life Lynx Connect’, en el que participa Castilla-La Mancha junto a otras regiones españolas (Andalucía, Extremadura y Murcia) y Portugal, y que cuenta con un montante económico de 18,7 millones de euros para continuar en la senda que se ha establecido en la recuperación de la especie en la península ibérica.
 
El consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, que ha atendido a los medios tras la liberación, ha puesto en valor la apuesta que viene realizando el Gobierno de Castilla-La Mancha por la biodiversidad en la región y por las especies emblemáticas en situación de vulnerabilidad, como son el lince ibérico, el águila imperial o el buitre negro.
 
Como ha explicado, desde la Dirección General de Medio Natural y Biodiversidad se trabaja en el proceso de revisión del Plan de Recuperación del lince ibérico en Castilla-La Mancha que proviene del año 2003. “Un plan que supondrá una renovación absoluta del contenido -como ha asegurado Escudero- porque si antes se velaba por conservar el hábitat, ya que no había linces, con el nuevo plan trabajamos sobre la base de una importante población de 326 ejemplares en la región, por tanto, el objetivo no es sólo conservar las poblaciones y fomentarlas”.
 
Ahora el reto es establecer nuevos núcleos de presencia de estable y reproductora en Castilla-La Mancha que reúnan los requisitos adecuados para establecerlos, además de las tres zonas con las que se cuenta actualmente: Sierra Morena Oriental y Occidental y Montes de Toledo.
 
En estos momentos, como ha explicado, se está redactando el borrador del Plan, en el que se ha contado con un proceso de participación importante con aportaciones de grupos conservacionistas, fincas particulares, asociaciones relacionadas con el sector cinegético, entre otros. Como ha asegurado, “previsiblemente esta primavera se vuelva a someter a información pública y a la apertura del trámite de audiencia a los interesados, por lo que antes de verano se podrá contar con el nuevo Plan de Recuperación del Lince Ibérico”.
 
“Desde el Gobierno regional trabajamos por la biodiversidad de nuestro territorio en la línea de lo que establece la Estrategia de Conservación de la Biodiversidad 2030 de la Unión Europea, donde uno de los objetivos de la política medioambiental es evitar la pérdida de biodiversidad en los territorios y el mantenimiento de las especies que tenemos”. Por ello, ha recalcado los cerca de 12,5 millones de euros que se destinan desde el Gobierno regional en esta materia, incluyendo las ayudas agroambientales para la biodiversidad.
 
Esta revisión, se une también al trabajo que se está realizando desde la Consejería para revisar otros planes de conservación de especies tan amenazadas como el águila imperial y el buitre negro. En este sentido, ha recordado que para estos dos planes también se inició el proceso de revisión y ha habido un periodo de participación pública, “en los que hemos recibido propuestas comentarios y sugerencias, y ahora mismo estamos revisando las poblaciones reproductoras de ambas especies a nivel de la Comunidad Autónoma. Esperamos que ambos planes estén para después del verano”. Y ha avanzado que se están haciendo estudios para la reintroducción del buitre negro en el norte de Guadalajara, en el Parque Natural del Alto Tajo.
 
Por su parte, el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, ha agradecido el esfuerzo a Castilla-La Mancha y al presidente García-Page por demostrar “un altísimo nivel de compromiso a la hora de proteger el capital común que suponen los recursos naturales” y, como ha dicho, “para garantizar a las generaciones venideras que el patrimonio que constituye la base de desarrollo de este país, lo van a tener disponible en iguales o mejores condiciones que lo tenemos hoy”. De esta forma, ha manifestado su satisfacción por que los resultados del programa Life y las expectativas de cumplimientos de objetivos sobre la especie.
 
Balance positivo de la situación del lince ibérico en la región
El responsable de la Consejería ha señalado que los dos linces liberados hoy forman parte de la temporada de sueltas de 2021 que ha contado con diez ejemplares en total: seis en el área de reintroducción de los Montes de Toledo y cuatro en Sierra Morena Oriental, procedentes de los diferentes centros de cría en cautividad existentes en España y Portugal. Además, con estos dos, ya se supera el centenar (104) de linces liberados en Castilla-La Mancha desde 2014.
 
“Estamos muy satisfechos de la situación de la especie en nuestra región. Han transcurrido seis años desde que fueron liberados los primeros linces en el marco del proyecto ‘Life Iberlince’ y afortunadamente, gracias al trabajo que llevamos a cabo tanto desde el punto de vista técnico de la Dirección General de Medio Natural y Biodiversidad como con el seguimiento que llevan a cabo los Agentes Medioambientales en campo, así como la colaboración por parte del personal de las fincas, nos ha permitido establecer tres áreas de presencia estable de este felino amenazado en Montes de Toledo, Sierra Morena Oriental y Sierra Morena Occidental”, ha apuntado.
 
El balance de la situación del lince ibérico en la región es positivo con un total de 146 cachorros de la especie nacidos en libertad durante 2020. Actualmente la población en Castilla-La Mancha estaría por encima de los 326 ejemplares sumando los cachorros nacidos en 2020. Con un total de 47 hembras reproductoras ya asentadas: 21 en Montes de Toledo, 12 en Sierra Morena oriental y 14 controladas en Sierra Morena occidental.
 
José Luis Escudero ha recordado que el pasado mes de mayo la Comisión Europea aprobó el proyecto ‘Life Lynx Connect’, dando continuidad al anterior proyecto ‘Life Iberlince’, y en septiembre de 2020 comenzó la nueva etapa cuyo objetivo es continuar con la recuperación de la especie: su gestión genética y demográfica, consolidar las poblaciones en las áreas de reintroducción, posibilitar la conexión efectiva entre poblaciones y disminuir sus amenazas.
 
Este proyecto Life europeo cuenta con 21 socios beneficiarios, entre los que se encuentra la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, con la participación de la Consejería de Desarrollo Sostenible (que coordina el proyecto en la región), y la Consejería de Fomento. Además de otros socios que trabajarán en la región como son el Organismo Autónomo de Parques Nacionales, Fundación CBD-Hábitat, WWF, Fundación Artemisan y la empresa Fomecam.