Notas de prensa

El Gobierno regional consigue que las comunidades de regantes de Castilla-La Mancha lleven una sola voz en defensa del agua y los ríos

Toledo, 23 de marzo de 2018.- El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha reunido hoy en Toledo a los representantes de los regantes de las cuatro cuencas hidrográficas más importantes de la región -Tajo, Guadiana, Júcar y Segura- de los que ha obtenido el compromiso para llevar una sola voz en defensa del agua y de los ríos de Castilla-La Mancha, a través de la constitución de la Federación de Comunidades de Regantes de Castilla-La Mancha, tras el anuncio realizado por el Gobierno de España de resucitar el trasvase el 1 de abril, y que el Gobierno regional va a recurrir.
 
Martínez Arroyo ha recordado que si bien la normativa permite al Gobierno central realizar un trasvase desde la cabecera del Tajo cuando el nivel de los embalses alcance los 400 hectómetros cúbicos, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha recurrido todos los trasvases “los que se han hecho cumpliendo la normativa y los que se han hecho en contra de la legalidad”, como el del 1 de octubre y, “lo va a seguir haciendo”.
 
En este sentido, ha aseverado, “no parece moralmente aceptable que en cuanto los embalses de la cabecera del Tajo alcancen el límite mínimo permitido, lo primero que se le ocurra al Gobierno central sea llevar el agua a otras regiones para que rieguen otros agricultores, mientras, al mismo tiempo, a los castellano-manchegos se les restrinja el uso del agua, sin que haya un mecanismo para resolver su problema de sequía”.
 
Además, ha opinado que “es un trasvase para resolver el problema de falta de agua de otros territorios, cuando en Castilla-La Mancha, por ejemplo, en el Alto Guadiana, van a tener que reducir a una tercera parte las hectáreas de regadío en la Sierra de Altomira porque aquí no se resuelve el problema en cuestiones de agua”.
 
El consejero ha indicado que el agua “no es un problema entre territorios”, sino de ciudadanos y “todos tienen los mismos derechos en nuestro país y todos tienen el mismo derecho de acceso al agua y cuando hablamos de agricultura, todos los agricultores deben tener los mismos derechos y lo que no puede ser es que en unas cuencas el problema sí se resuelva y en otras no se resuelva”.
 
Se trata, ha continuado, de que el Gobierno central “abra el diálogo de verdad, no para aprobar un trasvase, sino para planificar el agua. No tiene nada que ver un trasvase puntual con el problema de nuestro país y el reto que tenemos delante que tiene que garantizar el futuro también, entre otros lugares, de esta tierra”.
 
Según el titular de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, “no puede haber discriminaciones entre agricultores, como no puede haberlas entre territorios y como no puede haberla entre ciudadanos”, apuntando que “estamos en una situación muy grave que requiere del compromiso de todos”.
 
De esta forma, ha reiterado la necesidad de un pacto de Estado por el agua, pero con “sentido común, que nos represente a todos, los de Castilla-La Mancha y los de todos los ciudadanos del país”.
 
Todos juntos en una Federación de Regantes de Castilla-La Mancha
 
En este sentido, Martínez Arroyo ha instado a los regantes castellano-manchegos a “estar preparados”, porque el agua es un “recurso fundamental para el desarrollo de nuestra tierra” y por ello, desde el Ejecutivo que preside Emiliano García-Page, se está trabajando en un documento de posición de defensa de los intereses que tienen que ver este bien necesario.
 
Esta posición ha sido compartida con los regantes que han asistido a la reunión y que representan a la Comunidad de Regantes Mancha Occidental I, Mancha Occidental II, Altomira y Rus-Valdelobos, de la cuenca del Guadiana; Comunidad de Regantes Consuegra-Villacañas, Lillo-Quintanar y Canal Bajo del Alberche, de la cuenca del Tajo; Junta Central de Regantes de la Mancha Oriental, del Júcar; y Plataforma de Usuarios y Regantes de la Cabecera, del Segura.
 
Además, ha incidido en que lo que se trata es en seguir avanzando en este texto “que esperamos tener cerrado en aproximadamente dos meses para que todos los partidos políticos, las sindicatos, las organizaciones empresariales lo respalden para que todos defendamos juntos el agua en Castilla-La Mancha”, para así estar “a la altura” de lo que los ciudadanos demandan y “esto nos obliga a todos a defender el interés de los ciudadanos de esta tierra”.
 
Los ríos Júcar y Segura, en Castilla-La Mancha
 
Por su parte, el presidente de la Junta Central de Regantes de la Mancha Oriental (JCRMO) del Júcar en Albacete y Cuenca, Herminio Molina, ha mostrado su satisfacción porque se da un “paso más” para la creación de la Federación de Regantes en Castilla-La Mancha porque “necesitamos estar todos juntos” y, en este punto, ha indicado, “todos tendremos que ir de la mano y unidos con nuestro Gobierno regional para que se respeten los intereses de esta tierra, nuestros intereses como regantes y que también tengamos esas previsiones de reserva de futuro para que esta tierra también tenga el desarrollo que le corresponde en igualdad con otros territorios de España”.
 
En la misma línea se ha pronunciado el presidente de la Plataforma de Regantes y Usuarios de la Cabecera del Segura, Guillermo Sánchez Negrillo, que ha afirmado que reuniones como la propiciada por el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural “son más que necesarias, debida a la problemática actual”, recalcando que “aunque cada comarca tiene sus peculiaridades se trata de llegar con una voz única para que los regantes podamos ofrecer esa voz única dentro de una Federación en Castilla-La Mancha”.