Notas de prensa

El Gobierno regional cumple su compromiso incentivando los canales cortos de distribución que acercan a productores y consumidores

Toledo, 1 de noviembre de 2018.- El Gobierno regional publicará mañana viernes en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha las bases reguladoras de una nueva medida que favorecerá que los agricultores y ganaderos de Castilla-La Mancha puedan acercar sus productos a los consumidores, desde el medio rural al urbano, de forma más directa,  gracias a los canales cortos de distribución; una apuesta del Ejecutivo regional, que se hace efectiva a través la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural.
 
De lo que se trata, según ha expresado el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, es hacer ver al consumidor que  “es mejor consumir productos de alguien que está cerca, a irse lejos a buscarlo” y para ello, se potenciarán las agrupaciones de productores en las ciudades, lo que conllevará una mayor interacción entre dos de los eslabones de la cadena agroalimentaria, productores y consumidores, que permitirá, además, crear relaciones de confianza y una posibilidad de trazabilidad inmediata de los productos por parte de los destinatarios finales.
 
En cualquier caso, ha explicado Francisco Martínez Arroyo, este modelo es compatible con el de la distribución de la industria agroalimentaria que posibilita llegar también a todos los mercados nacionales e internacionales.
 
Esta medida, que se incluye en el Programa de Desarrollo Rural, estará dotada de un millón de euros y tiene como finalidad coordinar a los agentes de la cadena agroalimentaria en la creación de estas cadenas cortas de comercialización, mercados locales o actividades de promoción local de las cuales se pueden beneficiar desde empresarios del sector agrario o agroalimentario, pasando por asociaciones y organizaciones relacionadas con la producción primaria, hasta las asociaciones de consumidores o asociaciones de comercializadores.
 
De esta forma serán los propios agricultores y ganaderos los que puedan llevar directamente, o a través de un solo intermediario, sus productos allí donde está el consumidor.
 
Así se cumple un compromiso del Gobierno regional con el sector agroalimentario, gracias al que se conseguirán beneficios económico-sociales y beneficios medioambientales.
 
Francisco Martínez Arroyo ha destacado que esta iniciativa tiene, además, una gran relevancia, ya que contribuye a “seducir” desde el medio rural al urbano, favoreciendo a los agricultores y ganaderos, que son los profesionales que se juegan su dinero, y a la industria agroalimentaria, que contribuyen día a día a fijar la población en el territorio.
 
La ayuda que recibirán los beneficiarios de esta medida será en forma de subvención, por medio del reembolso de los costes que se hayan realmente efectuado y estén debidamente justificados, con un máximo de 100.000 euros de ayuda por proyecto.