Herencia

El Herencia C. F. (III) (de la tercera división)

El 18 de enero de 1955 el Diario Provincial “Lanza” se empieza a hacer eco de la reorganización de la competición futbolística por parte de la Federación Española de fútbol que llevará a la creación de un nuevo grupo (el XIV) en Tercera División conformado por equipos extremeños y equipos manchegos. A partir de ese momento se produce una serie de gestiones para saber que equipos de una y otra región iban a conformar este grupo, pues algunos como el Criptana, por una u otra razón, renunciaron a la posibilidad de participar en la remozada 3ª División.

Finalmente los equipos que conformaron este grupo XIV de la Tercera División fueron: De la región extremeña el Villanovense (en Villanueva de la Serena) en Badajoz, Plasencia (de la ciudad homónima) en Cáceres, Cacereño de Cáceres, Monitjo (de la ciudad homónima) de Badajoz, Azuaga (localidad homónima) de Badajoz y Metalúrgica de Badajoz; y por parte manchega el Ferrocarril y el Manchego (de Ciudad Real), Calvo Sotelo (de Puertollano) y nuestro Herencia C. F.

El sábado 22 de enero de 1955 nos encontramos en el Diario Lanza con una jugosísima entrevista con el secretario técnico del equipo herenciano, Silvino Rodríguez-Palmero, antes del comienzo de la competición. De dicha conversación periodística podemos extraer algunos datos importantes para conocer la situación del Herencia C. F. previo a embarcarse en la Tercera División. Así el secretario herenciano confirma que el conjunto local se encuentra “con una moral muy elevada… dispuestos a darlo todo para satisfacer los anhelos que la afición tiene puestos en ellos” ante el nuevo reto deportivo; indica que los favoritos para ganar la competición son el Calvo Sotelo y el Cacereño; del tema económico contesta con sinceridad “… que de fondos hemos terminado del campeonato regional con un pequeño déficit, pero confío en que la gran afición herenciana responderá como esperamos de ella”; también muestra el detalle de que los partidos que se jueguen en la Mancha serán arbitrados por “colegiados de Madrid” mientras que en Extremadura lo harán árbitros extremeños.

Un importante detalle es que por primera vez los jueces de línea serán de fuera (vendrán con el árbitro). Antes esta función la realizaba alguien del pueblo, con las consiguientes dudas en su actuación. Aunque ahora podemos ver el cambio como algo imprescindible y necesario, en aquella época su viabilidad era puesta en duda “…toda vez que supondría una carga más de orden económico sobre las muchas que ya pesan sobre nosotros, y creo que deberían ser locales, aunque si algún equipo los solicitara de fuera, éste los debe pagar por su cuenta”.

La relevancia del hecho deportivo de que Herencia participase en la Tercera División de fútbol se ve en el curioso hecho de que el propio Diario Lanza abriese una sección especial donde semana tras semana pulsar el sentir futbolístico en la localidad. El título de la sección no puede ser más elocuente: “Cosas del fútbol en Herencia”.

Cosas del fútbol en Herencia

Pero poco dura la ilusión en la casa del pobre. La esperanza y entusiasmo que la afición herenciana tenía el devenir futbolero de su club pronto fueron dándose al traste.

El 4 de febrero de 1995, entre las “cosas del fútbol en Herencia” la prensa provincial se hace eco del empate del Herencia (1-1) en su primer partido ante el Azuaga en la propia localidad manchega (en el campo de la Serna) pese a que el equipo extremeño “no se distingue por su potencialidad precisamente”. Por si fuese poco dos jugadores importantes del equipo herenciano sufrieron sendas lesiones: Bolaños con tres puntos en una ceja y Polín “·… en una caída contra la valla se lastimó el brazo derecho”. El gol herenciano fue obra de Menchén.

Una de las razones que se argumentan el mal resultado para el equipo herenciano era la ausencia del “gran interior Poveda” que no pudo jugar el partido. Lo único positivo del partido fue el comportamiento del público local y así el periodista manifiesta que “para el público herenciano vaya mi felicitación, así es el verdadero deportista, el que prodiga sus aplauso a quien mejor lo merece”.

La afición miraba con temor el próximo partido que Herencia debería jugar en tierras extremeñas contra el Villanovense.

Como curiosidades tres apuntes. El primero donde se notifica que los directivos del Herencia C.F. habían buscado entrenador para el equipo, a lo que el cronista comenta “enhorabuena porque eso les hacía falta hace mucho tiempo”; el segundo es el anuncio de que le Frente de Juventudes iba a ser encargado de organizar un campeonato local de fútbol para “sacar jugadores jóvenes sin hacer desembolsos”; y el tercero observar que el primer gol del Herencia en 3ª División fue marcado por el bolañego Cándido Menchén, que luego a partir del año 1967 se convertiría en uno de los más populares corresponsales del Diario Lanza.

Cándido Menchén
Cándido Menchén

Y los malos augurios sobre el partido del Herencia contra el Viilanovense se hicieron realidad. El club herenciano padeció una severa derrota, por un contundente 6-0, en el segundo partido de la Tercera División.

El conjunto de jugadores que participaron, en mayor o menor medido, en la alineación de aquel equipo en 1955 estaba compuesta, con riesgo de dejarme algún nombre en el tintero, por los siguientes jugadores, Correas, Singapur, Camacho, Pablo, Polín, Toni, Angel, Garrido, López, Fermín, Abilio, Bolaños, Menchén, Gómez, Melquia, Jiménez, Carretón, González, Pitena, Rodríguez, Lalo, Antonio, Poveda, Nito, Marianín, Pepito y Jovito.

Siguieron dos jornadas más, contra el Montijo (2-3, con goles herencianos de Rodríguez y Carretón) y el Plasencia (4-1, con gol del herenciano Poveda), en las que Herencia no saboreó las mieles del triunfo.

Habría que esperar a la quinta jornada de la competición cuando el Herencia consiguiese su primer triunfo en la categoría contra el Cacereño. El partido se celebró el domingo 27 de febrero, y el resultado final fue de 4-2. Los autores de los cuatro goles herencianos fueron Poveda (3) y Nito.

El titular de aquel triunfo lo dice todo:

cacerenoSin embargo, esta victoria contra el cacereño traería futuros conflictos que se detallarán más adelante.

En el siguiente partido el Herencia cosecharía un nuevo empate (2-2) contra el Ferrocarril en Ciudad Real. En la crónica del partido, el periodismo deportivo provincial ya se hace eco de las acusaciones por parte del Cacereño por alineación indebida en el partido Herencia-Cacereño. Por esta razón la Federación Extremeña de fútbol acordó abrir una información al respecto y el asunto daría mucho que hablar y traería sus consecuencias posteriores.

El 13 de Marzo un nuevo empate (1-1, con gol de Menchén) entre el Herencia en el campo de la Serna, esta vez contra el Manchego. Un partido más que nos deja, sin duda, una de las crónicas más vehementes de aquellos momentos del devenir herenciano por la 3ª División:

“En el Campo de la Serna ha tenido lugar ayer el mayor acontecimiento deportivo, no ya de la temporada, sino de hace muchos años. Desde que inauguraron el actual campo de deportes con una selección del Real Madrid y del Atlético, no habíamos vuelto a ver en Herencia pisar nuestro terreno de juego a un equipo de tan buenas cualidades como este conjunto del Manchego que nos ha visitado. En honor a la verdad nos hubiera gustado haber vencido a los de C. Real, pero nos cabe eh orgullo de haberle empatado a un gran equipo; si !a suerte no nos hubiera sido propicia y hubiéramos perdido, todavía nos hubiese quedado interiormente la honrilla de haber sido vencidos por el equipo representativo de más solera en la ,provincia, al que siempre los chicos del Herencia han tomado como modelo y han admirado como a sus maestros. El espectáculo que presenciamos estoy seguro que no lo olvidáremos fácilmente, pues, aunque en Tercera División militan conjuntos muy buenos, creo que para superar al Manchego hace falta por lo menos ser un Segunda División”.

Aunque pueda parecer una crónica demasiado excesiva alabando las virtudes futbolísticas del Manchego, las excelencias del juego mancheguistas eran por todos valoradas, no en vano la semana siguiente llegó a golear por ¡¡¡ 16 a 0 ¡!! al equipo de la Metalúgica.

Y así se fueron sucediendo las jornadas, con más pena que gloria, y con algunos hechos curiosos como fue la suspensión de un encuentro debido a la lluvia que se cernía sobre Herencia.

lluviaEl tiempo que quedaba por jugarse se hizo unos meses después, el 19 de Mayo, y el resultado final fue de Herencia 2, Calvo Sotelo 3.

Quizá el episodio más dramático para el equipo herenciano fue la derrota por 16 a 0 contra el Azuaga el domingo 3 de abril. El titular lo resume así:

goleada-del-herenciaY la versión de los hechos desde el punto de vista herenciano es el siguiente:

“El partido fue un desastre. Saltamos al campo con nueve jugadores porque la alineación de dos de ellos fue prohibida por la Federación y los otros marcharon al servicio militar. El público fue hostil en todo momento pues estaban resentidos de la goleada de Puertollano y la que antes le infligiera el Manchego y pedían a gritos la goleada. Con cinco jugadores terminó el Herencia el partido, ya que dos fueron expulsados y otros se retiraron por lesión. Se nos pitaron cuatro penaltys contra el Herencia. Y en fin, fue toda una catástrofe por todos conceptos”.

El término de la competición fue todo un viacrucis para el Herencia C. F. y así haciendo referencia al club herenciano la crítica periodística decía: “El entusiasmo no basta para hacer buen fútbol, hace falta tener clase y conservarla bien, y el Herencia ha dejado bien claro su incompetencia como equipo de Tercera; su porvenir en esta categoría no ofrece y dudas para el futuro”.

Por si fuese poco las quejas de la Federación Extremeña por la presunta alineación indebida del Herencia en el partido contra el Cacereño de la primera fase surgió efecto, con lo que el club herenciano fue castigado con no poder convocar a determinados jugadores (como pasó con el Azuaga) y a perder un punto de la clasificación. Como vemos el final de la competición para el Herencia C. F. se convirtió en toda una agonía.

Pero no fueron las únicas sanciones. Como ejemplo 1 de abril se sancionó con 75 pesetas al club por “ser nuevamente reincidente en no enviar el informe arbitral”, además se decide “abrir información sobre supuestas alineaciones indebidas de judadores del C.F. Herencia, en el encuentro jugado con la Metalúrgica extremeña”.

RESULTADOS DE LA PRIMERA TEMPORADA DEL HERENCIA EN TERCERA DIVISIÓN

Herencia-Azuaga:        1-1   Azuaga-Herencia:        16-0

Villanovense-Herencia: 6-0   Herencia-Villanovense: 1-3

Herencia-Montijo:          2-3   Montijo-Herencia:            4-0

Plasencia-Herencia:     4-1   Herencia-Plasencia        3-2

Herencia-Cacereño:     4-2   Cacereño-Herencia        3-1

Ferrocarril-Herencia:    2-2   Herencia-Ferrocarril       1-2

Herencia-Manchego:   1-1   Manchego-Herencia      7-0

Herencia-Calvo Sotelo 2-3   Calvo Sotelo-Herencia 10-3

Metalúrgica-Herencia    8-2   Herencia-Metalúrgica     3-1 

clasificacion

Gracias a la colaboración de Rafael González aquí podemos ver una alineación del Herencia C. F. en aquellos momentos de militancia en Tercera División.

equipo-herencia-3o-division

A continuación voy a dar los nombres de la alineación añadiendo algún rasgo (apellido, mote, profesión,…) para mejor reconocimiento de los personajes por parte de nuestros mayores. La tarea ha sido complicada y, espero que no, se haya podido cometer algún error con alguno de los jugadores; por lo que pido disculpas.

La alineación de izquierda a derecha y de arriba a abajo estaba conformado por : Camacho (hijo de la “Sarapia”), Singapur, Pablo Rodríguez, Eugenio Poveda, Toni, Melquia (“de Igulfo”), Antonio Mateos de Arribas (tío de Ramón “el taxista”) Angel (“el jardinero” de profesión pintor), Fermín (el de “la Calera”), Chule (“el Zapa”) y Marianín (vocalista de “Los Quijano”).

Como término de este episodio del Herencia C. F. en Tercera División indicar que la alineación indebida de la que fue acusado el club herenciano parece ser que se vio complementada con la falsificación de algunas fichas. Incluso a nivel local se daba por hecho que el presunto autor de dichas falsificaciones fue el hijo de Don Francisco “el médico”. Como vemos, la rumorología del momento estaba totalmente pendiente de lo que acaecía en el mundo del fútbol local.

Todavía en 1965 (diez años después) el club herenciano tenía sobre sí el estigma de esas falsificaciones e irregularidades. Así en una crónica del 16 de diciembre de 1965 y ante otro caso de presunta falsificación de fichas se recuerda lo acaecido una década antes:

“Volvemos a los famosos casos del Herencia C. F. en aquellas temporadas en que, los equipos manchegos, jugaban contra los extremeños, los mismos contra los mismos, en una fase de calificación primero y, de permanencia, después. Llegó el Cacereño a Herencia y había en el equipo verde compañeros que habían actuado en el mismo equipo de los alineados indebidamente. Entonces, el árbitro era de Madrid, pero los liniers de la Comarcal de Ciudad Real y conocían bien a los jugadores: Los liniers salían a cobrar sus durillos y no querían saber nada, por si… los palos. Figúrense ustedes si no iban a conocer a los Poveda, Garrido, etcétera, etcétera, que eran entonces los que pateaban el cuero”.

Esta entrada El Herencia C. F. (III) (de la tercera división) fue publicada en Herencia (Ciudad Real). Diario de información en el corazón de la mancha.