Notas de prensa

Ley de Tutela Judicial Efectiva para las personas con discapacidad de Castilla-La Mancha será una realidad en el primer semestre de 2017

Cuenca, 7 de septiembre de 2016.- El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha anunciado hoy que la Ley de Tutela Judicial Efectiva de la Comunidad Autónoma, mediante la cual se garantiza que la Administración regional se encargará de la tutela para las personas con discapacidad cuando falten sus padres o familiares más directos, “será una realidad en el primer semestre de 2017”, y que no habrá que esperar a que sea recogida en el nuevo Estatuto de Autonomía como se había planeado inicialmente.

Durante el acto de entrega de los premios y distinciones de la Asociación para la Atención a Personas con Discapacidad Intelectual o del Desarrollo y sus familias de la provincia de Cuenca (ASPADEC) que, con motivo de la VI Semana de Puertas Abiertas de la entidad se ha celebrado este miércoles en la capital conquense, García-Page ha señalado que esta Ley “no es solo una obligación política y un compromiso”, sino que se trata de un “deber moral con nosotros mismos si queremos ser cada día mejores personas”.

En este mismo contexto, el presidente regional ha avanzado que entre finales de 2017 y el verano de 2018 se volverá a financiar una tarjeta que facilite el transporte a personas mayores, jóvenes, a parados de larga duración “y, sin ningún género de duda, a las personas que tengan alguna discapacidad”.

García-Page, quien se ha mostrado “emocionado” tras recibir la Medalla de Oro, máxima distinción de esta entidad, ha tenido también palabras de reconocimiento para ASPADEC, “una institución de referencia en Castilla-La Mancha y en toda España”, por sus 35 años de trabajo, que demuestran que no estamos ante una “experiencia casual ni una aventura”.

Asimismo, ha puesto de manifiesto la importancia de la “igualdad real y no formal” en la esencia castellano-manchega. “La nuestra es una región humilde y austera que decidió no ser menos que las demás. Por eso, la igualdad va unida a nuestro código de origen”, ha señalado García-Page. “Pero la igualdad no es que todos tengan lo mismo, sino dar a cada uno en función de lo que necesita”, ha matizado, al tiempo que ha animado a los usuarios de ASPADEC y a sus familiares “a no conformarse con tener lo mismo que el resto. Hay que tener más”.

Mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad y sus familias

La Asociación para la Atención a Personas con Discapacidad Intelectual o del Desarrollo y sus familias de la provincia de Cuenca (ASPADEC), creada como asociación sin ánimo de lucro en 1980, fue constituida por un grupo de padres que captaron la necesidad de promover y buscar los medios idóneos para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual y sus familias, y está presidida por Jesús Fuente.

Como cada año durante la Semana de Puertas Abiertas, se han entregado varios premios y distinciones. En primer lugar, el presidente García-Page ha recibido la Medalla de Oro de ASPADEC, un reconocimiento que también le ha sido entregado a la directora provincial de Bienestar Social, Amelia López.

Además, han sido reconocidos Maximino Pérez, padrino de la Semana de Puertas Abiertas, la Asociación para la Atención a Personas con Discapacidad Intelectual y sus Familias de la Provincia de Albacete (ASPRONA) y las entidades deportivas Unión Balompédica Conquense y el Balonmano Ciudad Encantada.

Por último, el Premio “Gervasio Cruz Soria” ha recaído en el atleta paralímpico Lorenzo Albadalejo Martínez. Velocista con parálisis cerebral, es el actual subcampeón de Europa en 100 y 200 metros, pruebas en las que logró diploma paralímpico en los Juegos de Londres 2012. Asimismo, posee el récord de España en 100, 200 y 400 metros en su categoría T38.

ASPADEC viene colaborando desde hace más de veinte años con la Consejería de Bienestar Social en diferentes programas de atención a las personas con discapacidad en el área de la Integración Laboral, el Apoyo Residencial y el Fomento de la Autonomía. En 1998 se firmó el primer convenio de colaboración para el mantenimiento de los centros ocupacionales dependientes de la entidad, que en años posteriores se amplió al mantenimiento de los centros de apoyo residencial y al centro de día, hasta conformar la colaboración actual.