Notas de prensa

Los presupuestos de 2017 crecerán en cifras y en nuevas realidades para consolidar los objetivos fijados en las cuentas de este año

Toledo, 7 de septiembre de 2016.- El Gobierno de Castilla-La Mancha ha iniciado con la aprobación del límite de gasto no financiero y la toma en consideración del anteproyecto de Ley de Presupuestos para 2017 un nuevo ciclo presupuestario, que supondrá para la región un crecimiento no solo en cifras sino también en nuevas realidades y permitirá consolidar los objetivos marcados en las cuentas regionales de este año y sentar las bases para el cumplimiento total de los compromisos de legislatura.
 
Así lo ha explicado hoy el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, en una rueda de prensa en el Palacio de Fuensalida, junto al portavoz del Gobierno regional, Nacho Hernando, en la que ha destacado que con la tramitación de ambos asuntos por parte del Consejo de Gobierno se demuestra que el Ejecutivo regional “quiere tener el trabajo hecho”.
 
Ahora habrá que ver, ha añadido, “si jurídicamente está en condiciones de presentar el presupuesto antes del 1 de octubre, que es la fecha que establece el Estatuto de Autonomía y que es “cuando le gustaría al Gobierno poderlo hacer”.
 
Con este objetivo el Gobierno regional está trabajando, ya que, como ha resaltado Ruiz Molina, no puede “estar pendiente de que un Gobierno en funciones haga sus deberes”.
 
En este sentido, el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas ha subrayado que el Gobierno en funciones de Mariano Rajoy no ha entregado a las Comunidades Autónomas el cuadro macroeconómico para el ejercicio 2017, donde se recogen las previsiones de crecimiento para la economía nacional para el próximo año.
 
Tampoco se ha facilitado por parte del Gobierno de España las entregas a cuenta ni la liquidación de 2015 de acuerdo con el sistema de financiación de las Comunidades Autónomas, aunque pudiera haberlo hecho en el mes de julio. A día de hoy las regiones tampoco tiene claros cuales son los objetivos de déficit que se deberán cumplir ni este año ni el próximo, dado que el Gobierno en funciones de Rajoy no ha querido llevar este asunto a las Cortes generales para su aprobación.
 
El Gobierno de García-Page no ralentizará la locomotora de crecimiento económico y recuperación social
 
“Ante esta inactividad premeditada del Gobierno de la nación, el Gobierno de García-Page, que ha puesto en marcha una locomotora importante de crecimiento económico y de recuperación social, no puede ralentizar la velocidad de crucero que queremos alcanzar con el presupuesto de 2017”, ha enfatizado Ruiz Molina.  Por ello, una vez aprobado el presupuesto de 2016, que era “el que iba a marcar los objetivos de la legislatura, debemos ir consolidando las decisiones que adoptamos en el mismo”, lo que se conseguirá a través del presupuesto de 2017, ha destacado el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas.
 
El proceso para la aprobación de las cuentas regionales del próximo año se inició ayer con la toma en consideración por parte del Consejo de Gobierno del anteproyecto de Ley de Presupuestos para el ejercicio 2017, que se elevará al Consejo Consultivo para que emita su informe, y, “si se dan las circunstancias, presentarlo en las Cortes antes del 1 de octubre”, ha precisado Ruiz Molina.
 
Sobre el presupuesto regional para el próximo año el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas ha recordado que “tiene que hacer compatibles los objetivos de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera con los objetivos que están marcando la acción de Gobierno de García-Page y que son la recuperación social y la reactivación económica y del empleo”. También serán unos presupuestos que cumplirán con los compromisos que está adquiriendo el Ejecutivo regional con los agentes económicos y sociales, así como con los adquiridos con los empleados públicos.
 
Así, ha resaltado Ruiz Molina, los presupuestos de 2017 recogerán parte de la recuperación de la ‘tasa Cospedal’, tal como se fijó con los sindicatos en el acuerdo alcanzado el pasado mes de febrero y que, entre otros puntos, incluía la recuperación del recorte del 3% salarial a partir de 2017.
 
También se ha incluido en el presupuesto de 2017 “una cláusula de garantía” para que en el caso de que en el último trimestre de este año no se pueda hacer efectiva la devolución del 25% restante de la paga extra suprimida por Rajoy en 2012, este abono se haga efectivo en el mes de enero de 2017. Esta cláusula, según ha explicado el propio consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, garantiza el cumplimiento de otro de los asuntos acordados con los sindicatos y se debe a la “situación tan anómala en la que nos encontramos” y que hace que no sepamos si en el ejercicio de 2016 las Comunidades Autónomas tendrán un objetivo de déficit del 0,3 o del 0,7% del PIB regional.
 
Por último respecto a las cuentas para el próximo año, Ruiz Molina ha aclarado que deberán adaptarse a la realidad financiera que vaya trasladando la Administración del Estado a Castilla-La Mancha.
 
El límite de gasto no financiero asciende a 5.924,4 millones de euros, con un crecimiento del 1,15%
 
Por otra parte, Ruiz Molina ha anunciado que, tal como aprobó ayer, el Consejo de Gobierno va a proponer a las Cortes regionales la aprobación de un límite de gasto no financiero por importe de 5.924,4 millones de euros, lo que supone una variación respecto al límite de gasto no financiero del ejercicio 2016, en términos homogéneos, del 1,15%.
 
Según ha resaltado el titular de Hacienda y Administraciones Públicas, se va a solicitar a las Cortes regionales que este límite de gasto no financiero se pueda actualizar “a medida que se vayan conociendo con certeza los datos que el Gobierno de la nación debería entregar a las Comunidades Autónomas”.
 
Tal como ha explicado Ruiz Molina, la cifra del conocido como techo de gasto está compuesta por los ingresos propios no financieros, el objetivo de estabilidad presupuestaria o cifra de déficit autorizada y los ajustes de contabilidad nacional.
 
En relación con los ingresos propios no financieros, Ruiz Molina ha indicado que se han estimado en 5.606,4 millones de euros.  Estos ingresos propios no financieros se derivan, por un lado, de las entregas a cuenta que proporciona el sistema de financiación de las Comunidades Autónomas más la liquidación de 2015 del propio sistema y que se han estimado en 4.613,2 millones de euros. Por otro lado, esta magnitud también está constituida por los ingresos generados por los tributos que gestiona la Comunidad Autónoma, que para el próximo año se han estimado en 993 millones de euros.
 
El importe de las entregas a cuenta en 2017 y la previsión de liquidación provisional del ejercicio 2015 deberían haber sido comunicadas a la región por el Ministerio de Hacienda. Dado que el Gobierno en funciones de Rajoy no ha facilitado estas cifras, los técnicos de la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas han hecho una “estimación en base a lo que consideramos que va a crecer la economía nacional y regional y a los datos de los que disponemos de evolución de los tributos del Estado”.
 
Respecto al objetivo de estabilidad presupuestaria, Ruiz Molina ha detallado que se ha previsto que se permita un déficit a las Comunidades Autónomas para el ejercicio de 2017 del 0,5% del PIB regional, tal como se aprobó el pasado mes de abril por el Consejo de Política Fiscal y Financiera, aunque no ha sido elevado para su aprobación a las Cortes regionales, lo que en términos absolutos asciende a 202,6 millones de euros.
 
La tercera magnitud que se tiene en cuenta en el cálculo del techo de gasto son los ajustes de contabilidad nacional, que arrojarían un saldo positivo de 115,4 millones de euros.
 
El déficit estimado de Castilla-La Mancha en julio asciende al 0,27% del PIB
 
Por otra parte, a preguntas de los medios de comunicación, el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas ha indicado que el último dato de déficit calculado por la propia Consejería es el correspondiente al mes de julio. Según esa estimación, que aún no está contrastada con la Intervención General de la Administración del Estado, el déficit de Castilla-La Mancha el pasado mes de julio ascendió al 0,27% del PIB.