Puertollano

Repsol mantiene la paridad de su plantilla y el 24% de mujeres lideran sus equipos

En el Complejo Industrial de Repsol en Puertollano el 24% de las
personas que lideran equipos son  mujeres. Eso significa que asumen tareas
de dirección y de responsabilidad en puestos muy diversos que tradicionalmente
habían ocupado hombres.

La
sociedad no puede renunciar al talento que representan las mujeres. En este
sentido, la aspiración de Repsol es gestionar de manera flexible el talento de
modo que pueda desarrollarse todo el potencial de la organización,
independientemente del género.

En el
Día Internacional de la Mujer Trabajadora, fecha para reivindicar la igualdad
de género, conocemos a Virginia, Elena María, Fátima y Silvia, cuatro mujeres
que trabajan en el Complejo Industrial de Repsol en Puertollano y que eligieron
dedicarse al mundo de la industria por vocación. Conocer su trabajo,
motivaciones e historia pretende visibilizar el papel de la mujer en el sector
industrial y romper moldes y estereotipos.

De las
más de 1.400 personas que desarrollan su carrera profesional en el Complejo
Industrial de Repsol, casi 200 personas son mujeres, cifra que representa un
14% de la plantilla de la compañía en Puertollano.

Virginia
Tamames
es
jefe de Electricidad, departamento donde lidera a un equipo de veintinueve
personas y donde le está dando “algunos de los mejores momentos profesionales,
y diría que personales, de mi trayectoria en el Complejo Industrial de Repsol”,
en el que trabaja desde hace 14 años.

Cuenta
que desde pequeña le gustaba mucho la ciencia y la ingeniería. “Siempre me encantaba
hacer experimentos, montar cosas, resolver problemas…nunca me planteé nada que
no fuera de esa rama”. Al finalizar la carrera de Ingeniería Química se
especializó en Petroquímica y Productos Petrolíferos. “Me gustaba la idea de
trabajar en planta y poder ver las cosas que estaba aprendiendo a diseñar”,
confiesa.

Para
Virginia trabajar en un sector tradicionalmente masculino no ha supuesto un
hándicap. De hecho, explica que el 60% de los estudiantes de su clase de
Ingeniería en la Universidad eran mujeres, y “además entramos a trabajar al
Complejo Industrial de Repsol en Puertollano al mismo tiempo cinco hombres y
cinco mujeres”.

Durante
los últimos años el número de mujeres en alto cargos ha aumentado. Virginia
cree que este hecho ha cambiado sustancialmente. En Puertollano contamos con la
presencia de una mujer como directora del Complejo, y además “tenemos jefaturas
ocupadas por mujeres preparadas para asumir ese rol”. “Es una tendencia clara y
motivadora para todas las mujeres que trabajamos en este tipo de industria.
Creo que es un referente necesario para las nuevas generaciones”, puntualiza.

Elena
María Gómez
es
operadora de área en Hidrotratamiento y opta al DCP, Desarrollo de Carrera
Profesional a panel. Se trata de una oportunidad de desarrollo profesional que
ella está aprovechando. Estudió Química Industrial porque le abría puertas en
su futuro profesional en la industria, “y además había bastantes opciones en
Puertollano”. “Una vez que comencé los estudios y realicé las prácticas en
Repsol me gustó y puse todo mi interés y esfuerzo”, relata con entusiasmo.

Nunca
pensó que el trabajo que pudiera desarrollar en el futuro fuera `cosa de
hombres´. Cuando comenzó a trabajar en Repsol en 2015 había pocas mujeres
trabajando como operadoras de área pero la tendencia de los últimos años
muestra que “cada vez somos más” en todos los puestos técnicos.

Asegura
que ha tenido alguna que otra dificultad en su actual puesto de trabajo pero
“como cualquiera de mis compañeros puedan tener, pero no por el hecho de ser
mujer”.  Y aclara que no le ha costado más llegar donde está por ser
mujer, pero cree que las mujeres están “más en el punto de mira que los
hombres, y tenemos que demostrar más nuestra valía que ellos”.

Es notorio el hecho de que cada vez haya más mujeres ocupando puestos de responsabilidad: jefas de departamento en Producción, Fiabilidad, Medio Ambiente, y “que actualmente tengamos en el Complejo una directora evidencia más este supuesto”.

Desenvolverse en un mundo de
hombres

Fátima
López
es
especialista técnico en el laboratorio APEX de Repsol Química en
Puertollano. Estudió el Grado Superior de Análisis y Control de Calidad de
Laboratorio y confiesa que trabajar en una empresa como Repsol le brindó una muy
buena oportunidad en su trayectoria profesional.

Asegura
que en los años que lleva trabajando en la empresa nunca ha tenido ninguna
dificultad por ser mujer. “Al contrario, siempre me he sentido en igualdad de
condiciones que el resto de mis compañeros varones. No me ha costado más llegar
donde estoy por ser mujer”, añade.

Dice
sentirse muy orgullosa por pertenecer a una empresa como Repsol, que promueve
políticas de igualdad de trato y de oportunidades. Fátima, que manifiesta que
en el Complejo Industrial de Puertollano “todos somos iguales”, desea y espera
que siga siendo una compañía integrada, diversa e inclusiva como hasta ahora, y
que las políticas de igualdad en el resto de empresas evolucionen de forma
natural hacia la equidad.

Silvia de la Fuente es Ingeniera Técnica de
Minas y en la actualidad ocupa el puesto de Gerente de Programación y Logística
en el Complejo Industrial de Puertollano. Es natural de Almadén, cuna de la
minería del mercurio. “Mi padre fue minero durante 38 años en estas minas.
Derivado de esto, mis dos hermanos mayores estudiaron también Ingeniería
Técnica de Minas. Con tanta tradición y arraigo en la minería, no era difícil
que yo eligiera orientar mi futuro profesional en la misma dirección”, admite.

Empresas
que concilian

Conciliar
vida familiar y profesional no siempre es fácil. Especialmente entre las
mujeres. En Repsol se  hace más fácil esta conciliación. “La empresa
dispone de mecanismos que ayudan a facilitar el equilibrio entre la vida
personal y profesional, y durante mi vida laboral en Repsol he tenido a mis hijos
de 13 y 12 años. Desde hace unos años la empresa tiene jornada intensiva, lo
que me permite estar todas las tardes con ellos”, explica.

Silvia
siempre ha creído que los límites se los impone uno mismo, “por lo que pensar
que no puedes alcanzar tus objetivos por el hecho de ser mujer, es un
pensamiento derrotista”.Cada
persona aporta valores a la empresa, independientemente de su sexo. En la
actualidad, la dirección del Complejo Industrial de Puertollano, la ocupa una
mujer, lo cual para mí es un motivo de orgullo”, asevera.

La ingeniería es para mujeres

Las
mujeres de la industria recomiendan a generaciones futuras “no dejarse influir
por los roles preestablecidos ni por comentarios tóxicos o por gente que
puntualmente no les dé su apoyo”. “Cada persona tiene unas habilidades y
expectativas en la vida diferentes independientemente de su sexo”, asegura Virginia.

Por su
parte, Elena María aconseja a las
generaciones que están por venir que “hagan lo que hagan pongan todo su
interés, y si la profesión elegida es de las consideradas masculinas, que no lo
tengan en cuenta y simplemente que traten de hacerlo bien”.

Fátima sugiere que las nuevas generaciones se formen adecuadamente
y “que trabajemos todos juntos para llevar hacia adelante una sociedad donde
tengamos todos las mismas oportunidades”.

Silvia recomienda que se formen en aquello que más les guste y
“cuando salgan al mercado laboral, establezcan su propia hoja de ruta, para
alcanzar las metas que ellos ansíen. Tener un objetivo claro en la mente, es
fundamental para poder conseguirlo”.

La entrada Repsol mantiene la paridad de su plantilla y el 24% de mujeres lideran sus equipos se publicó primero en Ayuntamiento de Puertollano.

Noticias del Ayuntamiento de Puertollano