Notas de prensa

El Complejo Hospitalario de Toledo incorpora la embolización arterial para el tratamiento de la patología de ‘hombro congelado’

Toledo, 26 de marzo de 2018.- La Unidad de Radiología Intervencionista del servicio de Radiodiagnóstico junto al servicio de Rehabilitación del Complejo Hospitalario de Toledo, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), ha incorporado la embolización arterial en el síndrome de ‘hombro congelado’, convirtiéndose en el segundo centro de España donde se realiza este procedimiento mínimamente invasivo.
 
La doctora Ana Puentes, del servicio de Rehabilitación, ha explicado que el síndrome del ‘hombro congelado’ es una patología que se caracteriza por un cuadro de inicio brusco de limitación progresiva de la movilidad, tanto activa como pasiva, en esta articulación que produce dolor y que afecta entre el dos y cinco por ciento de la población entre 50 y 60 años, mayoritariamente hombres.
 
El tratamiento es integral en el servicio de Rehabilitación, abordando tanto el dolor mediante tratamiento analgésico-antiinflamatorio, ya sea con medicación oral, infiltraciones intraarticulares, electro-termoterapia, incluso bloqueos nerviosos, como la movilidad mediante cinesiterapia, además de ejercicios domiciliarios varias veces al día.
 
No obstante, en algunos casos cuando persiste una importante limitación funcional del hombro y no sirven sólo los tratamientos habituales o conservadores hay que dar un paso más hacia los tratamientos invasivos.
 
Para evitar las intervenciones quirúrgicas, el centro sanitario toledano ha incorporado esta nueva técnica mínimamente invasiva de la que ya se han beneficiado dos pacientes con muy buenos resultados, tal y como ha indicado el doctor Carlos Lanciego, responsable de la Unidad de Radiología Intervencionista del Hospital de Toledo.
 
Este especialista ha indicado que se trata de acceder con un catéter por la arteria femoral hasta llegar a la arteria subclavia-axilar del hombro afectado para estudiar las ramas que irrigan la articulación del hombro, que son aquellas afectadas por la inflamación crónica del mismo,  y seleccionar las que se van a taponar o embolizar,  con una emulsión de antibiótico y contraste yodado que forma pequeños cristales.
 
De esta manera, ha señalado el doctor Lanciego, se trata la zona inflamada con exceso de vasos anómalos, lo que hace desaparecer los síntomas clínicos en los días posteriores. Así, el paciente recibe el alta al día y reinicia un programa de rehabilitación intensiva en los dos o tres días posteriores, en el que participan un numeroso grupo de profesionales, y se revisa periódicamente en consulta externa.
 
Estudios previos
 
La puesta en marcha de este procedimiento intervencionista, tal y como ha explicado el doctor Lanciego, surge de los trabajos previos en el año 2017 de un grupo japonés, que publican sus buenos resultados en varios congresos internacionales de la especialidad, y de los primeros casos presentados en España por el doctor Oscar Balboa, radiólogo intervencionista de León.
 
De esta manera, y dada la experiencia en embolizaciones obtenida a lo largo de los años por los doctores Carlos Lanciego y Juan José Ciampi, diseñaron un protocolo de trabajo junto a las doctoras Angustias Marquina y Ana Puentes, en el que el servicio de Rehabilitación selecciona a los pacientes  candidatos a este nuevo procedimiento.
 
El doctor Lanciego ha destacado “la excelente labor de los profesionales de Enfermería, de los técnicos de Radiología, auxiliar, celador, anestesista, dado que se requiere sedación para las dos horas en las que se prolonga la intervención, y del equipo de Farmacia Hospitalaria y de la  Unidad de Corta Estancia, donde permanece el paciente 24 horas,  para conseguir el éxito de este nuevo procedimiento intervencionista”.
  
Toda esta actividad innovadora de la Unidad de Radiología Intervencionista del Complejo Hospitalario de Toledo se apoya en una gran experiencia previa en técnicas de embolización, desde las más clásicas de tratamiento de hemorragias digestivas, bronquiales, de pacientes politraumatizados por accidentes de tráfico o caídas, y de varicoceles masculinos y femeninos, así como de embolización de tumores hepáticos,  de miomas uterinos y más recientemente de arterias prostáticas en el tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata sin cirugía.
 
Según ha considerado el doctor Lanciego, “la dedicación de los profesionales de este servicio, cuya motivación fundamental es la atención al paciente, ha hecho posible que nuestro hospital se convierta en líder indiscutible en España en el tratamiento mediante embolización de múltiples patologías y con una experiencia similar a cualquier centro de Europa”.

Etiquetas