Notas de prensa

El Gobierno regional apoya a los municipios ribereños durante la primera protesta de la iniciativa ‘Abraza tu embalse’

Sacedón (Guadalajara), 26 de marzo de 2017.- El Gobierno de Castilla-La Mancha ha acompañado hoy a los municipios ribereños de Entrepeñas y Buendía durante la primera de las marchas de protesta que bajo la denominación ‘Abraza tu embalse’ tiene previsto celebrar la Asociación durante los próximos meses. El director de la Agencia del Agua de Castilla-La Mancha, Antonio Luengo, ha acompañado a los centenares de manifestantes que se han congregado hoy en la Plaza de la Constitución de Sacedón, desde donde han marchado en una caravana de coches hasta Pareja, para reivindicar una política hídrica desde el Gobierno de España menos lesiva para los intereses de la comarca más próxima a los embalses de cabecera.
 
Antonio Luengo ha calificado de “éxito” la convocatoria, que obedecía a “los continuos trasvases a los que está sometiendo el Gobierno de España de forma infame” a estas localidades. Para el director de la Agencia del Agua de Castilla-La Mancha, cada vez se percibe con mayor claridad que “la gente está sensibilizada” porque “se está impidiendo el desarrollo de la zona y es algo que no puede seguir así. La gente quiere poderse desarrollar al menos al mismo nivel que otros territorios de España”, ha afirmado, “aunque el Gobierno de España parece empezado en impedirlo”.
 
Luengo ha calificado de “ilegítimos” e “ilegales” los últimos trasvases aprobados por la ministra de Agricultura, por lo que ha avanzado que el Gobierno que preside Emiliano García-Page se seguirá oponiendo a ellos con el ánimo de cambiar la política hídrica estatal. Preguntado por el Pacto de Estado en materia de agua, el director de la Agencia del Agua de Castilla-La Mancha considera que es “fundamental” pero “cuando escuchas que desde Murcia quieren redotar el Tajo parecen no entender la situación. El interior de España no puede aportar más agua para paliar el déficit hídrico porque también somos deficitarios y porque el Levante tiene una solución técnica y económicamente viable, que es la desalación”, ha señalado.
 
Optimismo
 
Luengo, que ha dicho entender que los regantes del Sureste español quieran agua para regar sus campos, ha sido rotundo al asegurar que en “el interior nos vamos a quedar sin agua definitivamente si siguen llevándosela”, ya que ahora mismo “la cabecera no está recargando los embalses” con las aportaciones pluviales que están entrando en Entrepeñas y Buendía. A su juicio, hay que seguir apostando por la desalación porque “si no hay una salida óptima y diferente, ni ellos ni nosotros tendremos agua en el futuro”.
 
El responsable de la Agencia del Agua de Castilla-La Mancha ha manifestado que el Gobierno regional seguirá reivindicando una lámina estable de 900 hectómetros para Entrepeñas y Buendía, por lo que ha pedido a los habitantes de la zona que “tengan iniciativas como la de hoy y que sean optimistas” ya que “tarde o temprano lograremos que en esta zona sea viable vivir y no se siga perdiendo población como sucede hasta ahora”. Luengo ha afirmado ser “optimista” de cara al futuro, al tiempo que ha confirmado que el Ejecutivo autonómico continuará luchando por retener el agua porque “esta tierra lo merece”.
 
Junto al director de la Agencia del Agua de Castilla-La Mancha, a la manifestación ha asistido el director provincial de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de la Junta de Comunidades, Santos López, así como varios alcaldes de toda la provincia, miembros de organizaciones agrarias de Guadalajara y colectivos medioambientales llegados de diversos puntos de Castilla-La Mancha y de la Comunidad de Madrid y numerosos empresarios de la comarca.
 
El presidente de los municipios ribereños y regidor de Sacedón, Francisco Pérez Torrecilla, ha asegurado que “estamos hartos de aguantar esta situación, que es insostenible ya desde hace años”. Pérez indicaba que los embalses están “totalmente esquilmados” y la población “arruinada” ante situaciones como la actual, en la que continúan los trasvases con los embalses al 17 por ciento de su capacidad. El presidente ribereño tildaba de “pésima gestión”, la política hídrica el Ejecutivo que preside Mariano Rajoy y ha explicado la mella que las derivaciones están haciendo en el comercio, la hostelería y en general en la economía local. “El Gobierno de España no escucha nuestros ruegos, porque ya son ruegos. No se puede esquilmar una comarca para desarrollar otra”, ha dicho.

Etiquetas