Notas de prensa

El presupuesto de 2017 contribuirá a alcanzar la plena reconstrucción social y económica de Castilla-La Mancha, objetivo final de esta legislatura

Toledo, 14 de septiembre de 2016.- El presupuesto regional para 2017 permitirá poner en marcha muchos proyectos nuevos y alcanzar la plena reconstrucción social y económica de Castilla-La Mancha, que es el objetivo final del Gobierno de Emiliano García-Page para esta legislatura.
 
El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, así lo ha avanzado durante su intervención en el pleno de las Cortes regionales en el que se ha aprobado el límite de gasto no financiero para el próximo ejercicio, que asciende a 5.924,4 millones de euros y que tiene que ser tenido en cuenta a la hora de elaborar los presupuestos generales de Castilla-La Mancha para 2017.
 
Una región, ha resaltado Ruiz Molina, que “tiene muchos problemas que solucionar todavía de la anterior legislatura; que tiene muchos avances, que hemos logrado este año, en materia social y económica que consolidar en el presupuesto de 2017 y que tiene muchos proyectos nuevos que poner en marcha y que requieren, por tanto, disponer de un presupuesto lo antes posible”.
 
Por este motivo, ha explicado el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, el Gobierno regional “ha decidido acordar y presentar en las Cortes, con estimaciones propias, al no poder contar con los datos oficiales que debería haber dado hace meses el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas”, el límite de gasto no financiero para 2017.
 
“Castilla-La Mancha no está para que su presupuesto sea rehén de las maniobras partidistas del Gobierno en funciones de Rajoy”, ha subrayado Ruiz Molina a este respecto.
 
“Con los mismos recursos que en 2015 hemos elaborado un presupuesto en 2016 que ha permitido iniciar la recuperación social y económica de Castilla-La Mancha y ese importante cambio queremos que continúe en 2017 porque queda mucho trabajo por hacer y para ello se necesitan unas cuentas regionales”, ha resaltado el titular de Hacienda y Administraciones Públicas desde la tribuna de oradores.
 
Así, ha continuado, “hemos trabajado con estimaciones propias para diseñar las cuentas regionales de 2017 porque Castilla-La Mancha necesita soluciones y este Gobierno se las va a dar”.
También a través de una carta, fechada el 7 de septiembre, se solicitó formalmente al ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, convocar el Consejo de Política Fiscal y Financiera para tratar dos cuestiones de “capital importancia” para las Comunidades Autónomas.
 
Por un lado, la propuesta de objetivos de estabilidad presupuestaria y de deuda pública para el conjunto de las Comunidades Autónomas para el periodo 2016-2019, formulada por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas conforme a la nueva senda fiscal autorizada por las autoridades europeas, y que esa propuesta sea remitida por el Gobierno en funciones a las Cortes Generales para su aprobación.
 
Por otro, que se proporcionen los datos de las entregas a cuenta de los recursos del sistema de financiación autonómica del ejercicio 2017, así como la previsión de liquidación definitiva de dicho sistema para el año 2015, “datos de los que sabemos que disponen, en tanto en cuanto estaban dispuestos a aprobar de forma inmediata el proyecto de presupuestos generales del Estado para 2017” si Rajoy hubiera sido investido presidente.
 
Castilla-La Mancha considera que los objetivos de déficit válidos para 2016 y 2017 son los comunicados por el Gobierno de España en funciones a las Comunidades Autónomas en el último Consejo de Política Fiscal y Financiera, celebrado el pasado mes de abril, y que ascienden al 0,7% del PIB para 2016 y al 0,5% para 2017. Con este criterio, ha destacado Ruiz Molina, se está diseñando “tanto el cierre del ejercicio presupuestario de 2016 como el proyecto de presupuestos para 2017”.
 
El Gobierno de España en funciones tampoco ha trasladado a fecha de hoy a las Comunidades Autonómicas el cuadro macroeconómico para 2017.
 
Aprobado un techo de gasto que se actualizará cuando se faciliten las cifras oficiales
 
Respecto al límite de gasto no financiero, el titular de Hacienda y Administraciones Públicas ha subrayado que se ha elaborado con estimaciones realizadas con la “máxima prudencia” y cuya cuantía será actualizada una vez que el nuevo Gobierno de España proporcione a la región las cifras definitivas.
 
De acuerdo con las estimaciones, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha elaborado un techo de gasto para 2017, aprobado por las Cortes regionales, que asciende a 5.924,4 millones, lo que supone una variación del 1,15% con respecto a 2016, en términos homogéneos.
 
Esta cuantía del límite de gasto no financiero es consecuencia, en primer lugar, de los ingresos propios no financieros, que se han estimado en 5.606,4 millones de euros, con una variación del 2,1% respecto a 2016 y que representan el 94,6% de la cifra total del techo de gasto.
 
Estos ingresos propios no financieros están constituidos, fundamentalmente, por las entregas a cuenta correspondientes al sistema de financiación. A falta de la comunicación oficial del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, se ha estimado un importe de las entregas a cuenta en 2017 y una previsión de liquidación provisional del ejercicio 2015 que asciende a 4.613,2 millones de euros, que equivale al 77,8% del total de ingresos no financieros previstos para 2017 y que supone una variación respecto a la cifra de 2016 del 2,5%.
 
El resto de los ingresos propios no financieros, según ha explicado Ruiz Molina, se han valorado en 993 millones, es decir, el 16,7% del total de ingresos no financieros, una cifra que está integrada por los tributos propios, tasas y precios públicos gestionados directamente por la Junta de Comunidades, a los que hay que añadir los ingresos patrimoniales, la enajenación de inversiones reales, los fondos comunitarios y otras transferencias de carácter no finalista. Su previsión se ha realizado siguiendo un criterio de excesiva prudencia, motivo por el cual se ha estimado una variación del 0% respecto al presente ejercicio.
 
En segundo lugar, el límite de gasto no financiero está constituido por el déficit autorizado y que, según la última información trasladada a la región en el Consejo de Política Fiscal y Financiera de abril, asciende al 0,5% del PIB regional, 202,6 millones de euros en términos absolutos.
 
Por último, para obtener el total de 5.924,4 millones de euros hay que añadir los ajustes de contabilidad nacional por importe de 115,4 millones de euros.