Notas de prensa

La Gerencia de Ciudad Real desarrolla un proyecto innovador sobre estandarización de equipos de parada cardiorrespiratoria

Ciudad Real, 29 de agosto de 2019.- La Gerencia de Atención Integrada de Ciudad Real, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), ha desarrollado un protocolo para la estandarización de los equipos o carros de parada de los que disponen los profesionales del Hospital, los centros de Atención Primaria y los centros sociosanitarios dependientes del área, con el fin de garantizar la mejor respuesta posible en situaciones de parada cardiorrespiratoria.
 
El objetivo es asegurar la adecuada disponibilidad de todo material en cada una de las zonas bajo unos estándares definidos y establecer un circuito de revisión y mantenimiento de los equipos de parada. “Se trata de un proyecto innovador cuya implantación en las zonas básicas de salud ha finalizado recientemente y que en los próximos días comenzará su puesta en marcha en atención sociosanitaria”, ha explicado Juan Carlos Mayoral, director de Enfermería de Ciudad Real.
 
El proyecto nace de la Comisión de Cuidados a partir de un estudio de campo para valorar la dotación y revisión de todos los carros de paradas de los tres niveles asistenciales, explica Mayoral. Las conclusiones fundamentales del estudio fueron la relevante variabilidad tanto en composición como en circuito de revisión y mantenimiento de los carros de parada. A partir de aquí se constituyó un grupo de trabajo con profesionales de los tres ámbitos asistenciales que han confeccionado un ‘Protocolo para el mantenimiento y dotación de carros y mochilas de parada’.
 
“Iniciamos así el programa para la dotación a todos los centros asistenciales de los dispositivos necesarios para la atención de situaciones de urgencia vital, ya sean los denominados carros de paradas, mochilas de paradas o desfibrilación semiautomática”, ha concluido el director de Enfermería.
 
Las posibilidades de supervivencia de una persona con parada cardiorrespiratoria dependen de varias circunstancias y de un conjunto de procesos que, realizados de forma ordenada, consecutiva y en un periodo de tiempo lo más breve posible han demostrado ser científicamente los más eficientes. En esta cadena intervienen, entre otros factores, la existencia de los medios y materiales necesarios para responder con rapidez en casos de urgencia vital, como son la medicación, el material sanitario y el aparataje básico.
 
Implantación en consultorios y centros de salud
 
Los centros de Atención Primaria han sido unas de las prioridades en cuanto a la dotación de equipos de emergencia vital, explica Pilar Rojas, coordinadora de Enfermería en Atención Primaria. El grupo de trabajo consideró que dadas las características de la atención en las distintas zonas básicas de salud era más útil usar mochilas de parada cardiorrespiratoria que se pudieran transportar para atención domiciliaria y urgencias.
 
De esta forma, se adquieren un total de 80 mochilas en las que se han invertido más de 60.000 euros, que se distribuyen en los 19 centros de salud donde se entregan dos equipos con desfibrilador en cada centro cabecera (uno para cada sala de emergencias y otro equipo para el coche de atención domiciliaria) y 51 mochilas de paradas con desfibrilador como dotación en cada consultorio local.
 
Uno de los aspectos más novedosos de este equipamiento es su organización por código de colores con el fin de que sea un recurso “muy intuitivo que favorezca la búsqueda inmediata de cualquier material para responder con agilidad”, ha subrayado Juan Carlos Mayoral, director de Enfermería del área.
 
Bajo este formato, las mochilas se dividen en un espacio amarillo en el que se localiza el material para la vía aérea, una bolsa azul con todo lo necesario para terapias respiratorias, otra roja con el equipamiento para urgencias circulatorias y un apartado en color verde con lo necesario para el desfibrilador y el electrocardiograma, ha concretado Pilar Rojas.
 
La implantación en Atención Primaria se ha realizado de forma descentralizada, lo que implica que los miembros del equipo de trabajo se han desplazado a las distintas zonas básicas de salud para la entrega del material (mochilas, desfibriladores y electros) y se han realizado sesiones formativas con apoyo didáctico.
 
De forma paralela a la entrega de las mochilas para paradas y los desfibriladores se ha establecido en cada centro un circuito de reposición del material y revisión continua que garantizará una mayor calidad asistencial.
 

Etiquetas