Notas de prensa

La Unidad de Conductas Adictivas de Guadalajara atendió el año pasado a cerca de 200 nuevos pacientes

Guadalajara, 10 de septiembre de 2016.- La Unidad de Conductas Adictivas de Guadalajara (UCA), ubicada en el Centro de Salud Guadalajara-Sur e integrada en la Unidad de Salud Mental del Área Integrada de Guadalajara, atendió el pasado año a un total de 198 nuevos pacientes por diferentes adicciones. De todos ellos, 83 fueron tratados por adicción al alcohol, 102 por adicción a drogas ilegales y los 13 restantes padecían adicciones sin sustancia.
 
Desde la UCA, coordinada por el doctor José Luis García, alertan sobre el “importante rejuvenecimiento” de quienes demandaron tratamiento por adicción a opiáceos. Así, fueron 12 nuevos pacientes con una edad media de 36,1 años, esto es, 11 años menos que en 2014.
 
Asimismo, fueron atendidos 45 nuevos pacientes por consumo de cannabis, que constituye la segunda causa de tratamiento, sólo superada por el alcohol, situándose en tercer lugar la cocaína, por la que se han recibido 43 nuevas demandas de tratamiento.
 
Respecto al año anterior, se observa un aumento notable en las atenciones por consumo de cocaína, con 15 pacientes más que en 2014. En el caso de opiáceos, se redujo levemente pasando de 14 a 12 nuevos pacientes.
 
También ha disminuido de manera significativa la demanda de tratamiento por adicciones sin sustancia, con 13 nuevas demandas en 2015 frente a las 32 registradas en 2014. De todos ellos, nueve estaban relacionados con ludopatía, dos con compras compulsivas y dos por adicción a nuevas tecnologías.
 
Desde el servicio se destaca el alto índice de abandonos de tratamiento que se produce entre en estos pacientes, especialmente en el caso del cannabis, “posiblemente porque no poseen conciencia de que sea un problema y acudan obligados por sus familias”.
 
El 82 por ciento, hombres
 
El número de varones atendidos por la UCA fue significativamente mayor que el de mujeres. De estos nuevos pacientes, 162 -un 82 por ciento- fueron hombres frente a 36 mujeres.
 
En el caso del alcohol, se trató a 63 hombres y a 20 mujeres con una edad media de 48 años, la más elevada de entre todas las sustancias.
 
Respecto a los pacientes atendidos por consumo de opiáceos, 11 fueron hombres frente a una sola mujer; asimismo se atendió a 39 hombres y seis mujeres por adicción al cannabis y respecto a la cocaína, fueron 37 varones y seis mujeres. Finalmente se atendió a dos personas, un varón y una mujer, por consumo de anfetaminas, y a 11 hombres y dos mujeres por adicciones sin sustancia.
 
El paciente más joven atendido en la UCA fue un menor de 13 años por adicción al cannabis, mientras que la de mayor edad fue una mujer de 75 años por adicción a anfetaminas.
 
El jefe de servicio de Psiquiatría y Psicología Clínica, David Huertas, destaca la mejora que ha supuesto la integración de la UCA en la Unidad de Salud Mental, que ha contribuido a prestar mejor atención y reducir tiempos de espera.
 
La Unidad de Conductas Adictivas tiene como función informar, valorar, diagnosticar y tratar conductas adictivas y patologías asociadas. Asimismo, apoya la inserción de las personas afectadas y sus familiares y trabaja en programas de prevención, colaborando con asociaciones, administraciones públicas y otros dispositivos como instituciones penitenciarias o servicios sociales, además de otros recursos de inserción de dentro y fuera de Guadalajara.
 
La Unidad está compuesta por un médico coordinador con formación y experiencia en drogodependencias y patologías asociadas, una psicóloga clínica, una enfermera, una administrativa, una trabajadora social y un vigilante. Una mayor dotación de personal ha permitido crear una consulta de Enfermería donde se lleva a cabo la revisión del programa de metadona, además de trabajar en materia de Educación para la Salud, revisión de desintoxicaciones ambulatorias y la integración de personal enfermero en los grupos de terapia.

Etiquetas