Actualidad

Primera intervención quirúrgica para implantar endoprótesis

Intervención quirúrgica para la implantación de una endoprótesis en un aneurisma de aorta
Intervención quirúrgica para la implantación de una endoprótesis en un aneurisma de aorta

La Unidad de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital “Virgen de la Luz” de Cuenca, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, ha realizado la primera intervención quirúrgica para la implantación a un paciente conquense de una endoprótesis en un aneurisma de aorta.

Se trata de la primera cirugía aórtica compleja de este tipo que se realiza en el centro sanitario de Cuenca y va a permitir completar la cartera de servicios de esta Unidad y que ningún paciente conquense tenga que ser derivado a otros centros hospitalarios, salvo en los casos de muy alta complejidad.

La cirugía para la colocación de una endoprótesis de aorta torácica con oclusión de arteria subclavia es compleja por los riesgos asociados a esta intervención, ya que puede precisar  una cirugía de revascularización del brazo o de los troncos cerebrales.

En este caso, el procedimiento utilizado para el tratamiento endovascular del aneurisma de aorta es mucho más ventajoso para el paciente porque disminuye enormemente la morbilidad y la mortalidad, la cirugía es mínimamente invasiva, y reduce el riesgo quirúrgico.

En el caso del paciente intervenido en el Hospital de Cuenca sólo permaneció 24 horas en UCI y la recuperación en planta fue muy rápida.

La intervención ha podido realizarse gracias al arco radioquirúrgico con el que el Gobierno de Castilla-La Mancha ha dotado al Hospital Virgen de la Luz de Cuenca, que fue adquirido el pasado mes de noviembre.

Este aparataje ya ha sido utilizado también por esta Unidad de Angiología y Cirugía Vascular para un tratamiento de embolización de una endofuga de un paciente que ya no tuvo que desplazarse a otro centro para someterse a este procedimiento.

Durante el proceso quirúrgico de la cirugía aórtica se ha contado con la colaboración de los Servicios de Anestesia y UCI, ya que el postoperatorio es muy importante en estos pacientes. También han participado los profesionales del servicio de Radiología Intervencionista que ayudaron en todo el procedimiento ya que la colocación de la prótesis se realiza con control radiológico.

300 intervenciones al año

La Unidad de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital de Cuenca se creó en el año 2010 y desde el mes de mayo son tres las facultativos que se integran en este servicio. Anualmente realizan unas 300 intervenciones quirúrgicas y aproximadamente unos 200 tratamientos en el Servicio de Radiodiagnóstico, y suelen ver a más de 2.500 pacientes en consulta. Además, se trata de Consultas de alta resolución, ya que en torno a un 70% de los pacientes que ven en consulta se marchan con un diagnóstico de su patología, con su ecografía realizada y con la planificación quirúrgica, si es necesaria.

Las tres cirujanas que se integran en la  Unidad de Angiología y Cirugía Vascular del “Virgen de la Luz” realizan cirugía aórtica, cirugía carotídea, tratan toda la patología arterial así como la patología venosa, y ya realizan aneurismas yuxtarenales, tratamientos endovasculares de troncos viscerales y por último, han incorporado la cirugía vascular aórtica a su cartera de servicios.

Las cirujanas realizan intervenciones quirúrgicas dos días a la semana e incluso tres días dependiendo de la demanda; atienden cuatro consultas semanales y colaboran con el Servicio de Radiología Intervencionista para la realización de los procedimientos de miembros inferiores que no requieren quirófano.

Además, como las urgencias vasculares postoperatorias de las cirugías arteriales pueden ser bastantes graves, las facultativos que se integran en esta Unidad están siempre localizadas hasta que el paciente se encuentra estable en planta de hospitalización.

Los objetivos inmediatos de este servicio hospitalario del “Virgen de la Luz” pasan por aumentar el número de consultas semanales, seguir incrementando el número de tratamientos endovasculares que ya han iniciado y evitar la derivación de los pacientes conquenses a otros centros hospitalarios de referencia.