Notas de prensa

El Instituto de la Mujer y Sanidad reivindican la importancia de las matronas en la Humanización y el empoderamiento de la paciente

Tomelloso (Ciudad Real), 10 de noviembre de 2016.- La importancia de la especialidad enfermera de las matronas tiene un papel fundamental desde la perspectiva de la Humanización de la asistencia sanitaria y el empoderamiento del paciente. Así se ha puesto este jueves de manifiesto en la I Jornada de la Asociación Profesional de Matronas de Castilla-La Mancha que se ha celebrado en el Hospital General de Tomelloso (Ciudad Real).
 
Una cita que ha reunido a matronas de toda la región para analizar las competencias de la especialidad y reconocer el papel de la especialidad en la salud integral de la mujer que “va más allá de la atención obstétrica”, ha subrayado la directora del Instituto de la Mujer, Araceli Martínez, durante la inauguración de la actividad en la que ha estado acompañada por el director general de Calidad y Humanización de la Asistencia Sanitaria, Rodrigo Gutiérrez.
 
Actualmente, el Servicio de Salud de Castilla La Mancha cuenta con 241 matronas, 79 especialistas en Atención Primaria y 162 en los distintos hospitales. Según Gutiérrez, en los últimos años “se perdieron plazas de esta especialidad que ahora se están recuperando”. Así, en el último año se han ofertado 12 nuevas plazas de matrona y contamos con más de 40 especialidades acreditadas para formación, ha concretado el director general.
 
La apuesta el colectivo de matronas de recuperar competencias está en la misma línea que los proyectos de Humanización de la asistencia sanitaria, centrados en cuidar desde el empoderamiento del paciente, el reconocimiento al profesional y la colaboración con las asociaciones. Estas estrategias “garantizan que la mujer tiene quien la cuide a lo largo de todo su ciclo vital”, ha dicho Gutiérrez.
 
Empoderar al paciente
 
Desde el Instituto de la Mujer se trabaja para que la perspectiva de género impregne toda acción de Gobierno como eje trasversal de todas las políticas públicas, entre ellas la atención sanitaria. Para Araceli Martínez la labor de las matronas es una muestra de “cómo se consigue el empoderamiento de las pacientes, el reconocimiento de las matronas y también de recuperación y actualización de los saberes ancestrales de las mujeres en relación a la salud, el parto y a la maternidad libremente elegida”. Las matronas han cogido el legado de aquello que hacían las mujeres desde hace siglos y lo han convertido en una ciencia, con un proceso empírico que hace que mejore la calidad de vida de las mujeres y de sus familias, ha subrayado la directora del Instituto de la Mujer.
 
En este sentido, Martínez ha agradecido a la presidenta de la Asociación Profesional de Matronas de Castilla-La Mancha, Silvia Pérez Garrido, la iniciativa de organizar como asociación a todos y a todas las profesionales de la especialidad que “con su labor ponen a las mujeres en el centro de la atención, que no meramente a sus cuerpos”, para atender sus necesidades en el parto y puerperio, pero también en otros procesos que no deben estar medicalizados, sino acompañados con una intervención personalizada cuando se requiere como puede ser durante la menopausia o en programas de educación sexual y contraceptiva.
 
Martínez, encargada de la conferencia inaugural, ha resaltado durante su intervención que “es esencial que se den a conocer todos los ámbitos en los que la labor de la matrona es determinante para que la mujer se sienta la protagonista de sus procesos naturales”. Incluir la perspectiva de género en la atención sanitaria garantiza que las mujeres no ocupen un lugar secundario, sino que el acceso igualitario a los recursos y a la investigación en materia de salud sea muestra de una sociedad más justa con las mujeres y las niñas”, ha concluido la directora del Instituto de la Mujer.